REVER Plástico

Entre los residuos que el hombre genera en su vida diaria, uno de las más contaminantes, así como más difíciles de devolver a un estado de materia prima es el residuo plástico. Es fácil percibir cómo no son susceptibles de asimilarse de nuevo en la naturaleza, debido a que su material tarda aproximadamente unos 200 años en degradarse.

Muchas de las ventajas de los productos plásticos se convierten en una desventaja en el momento de convertirse en desecho. Si bien los plásticos podrían ser reutilizados o reciclados en su gran mayoría, lo cierto es que hoy estos desechos son un problema de difícil solución, fundamentalmente en las grandes ciudades ya que por sus características los residuos plásticos generan problemas en la recogida, traslado y disposición final, resultando claro que el abandono de estos materiales al medio ambiente representa un grave problema ambiental.

tablaplasticos

bocadillo-oil

“Proporcionamos a nuestros usuarios las herramientas necesarias para convertir sus residuos plásticos en combustible.”

Se pueden salvar grandes cantidades de recursos naturales no renovables cuando en los procesos de producción se utilizan materiales “reciclados”. La utilización de productos reciclados disminuye el consumo de energía. Cuando se consuman menos combustibles fósiles, se generará menos CO2 y por lo tanto habrá menos lluvia ácida y se reducirá el efecto invernadero.

Ante esta evidencia, REVER ha creído siempre ineludible mejorar y establecer nuevas tecnologías en cuanto a los procesos de recuperación de plásticos y buscar solución a este problema tan nocivo para la sociedad y que día a día va en aumento deteriorando al medio ambiente.

De este modo, surge el propósito diseñar un equipo que utilice energía térmica por inducción fundiendo el polietileno para volver a transformarlo en gasolina, diesel, keroseno o heavy oil utilizable en calderas , generadores eléctricos y motores de combustión interna.